Recuperación y cambio socialista

nuestro compromiso con el Partido Socialista de Chile

Movimiento de recuperación y cambio socialista

Quienes suscribimos el presente texto tenemos en común, además de ser militantes reales y activos del Partido Socialista de Chile el haber apoyado a Maya Fernández Allende en la reciente elección interna. Lo hicimos como candidatas y candidatos a diversas estructuras partidarias, como miembros de diversas comisiones de trabajo o como militantes de base que depositamos en este proceso la esperanza de recuperar al Partido y cambiar su conducción. Nos sentimos orgullosos de haber levantado una voz disidente y que Maya Fernández Allende haya obtenido la primera mayoría nacional.

Somos militantes que, en diversos periodos de la historia, ayudamos a consolidar al Partido como un actor importante de la política nacional. Contribuimos a organizar al pueblo de Chile para derrotar la dictadura cívico militar y participamos en el proceso de consolidación democrática. Hemos trabajado por fortalecer internamente al Partido y, por sobre todo, contribuimos al proyecto colectivo que amplió las conquistas de los trabajadores y de los más desposeídos de nuestra patria. Lo hicimos construyendo amplias alianzas, en el bien entendido que los cambios que propugnamos requerían y requieren de una vasta fuerza capaz de llevarlos adelante.

Sin embargo y desde hace ya tiempo, observábamos que la despolitización creciente nos aleja de la gente y debilita nuestro proyecto colectivo. Ya el 2011 la presidenta Michelle Bachelet le advertía al Partido que: “Se necesita más proyecto y menos ingeniería electoral. Se necesita más equipo y menos personalismo. Más relato y menos receta”. Tristemente, no fue escuchada.

Quienes compartimos esa mirada crítica, fuimos tomando distancia de esas prácticas y, finalmente, frente a la crisis e irrelevancia que sufría y sufre el Partido, optamos por apoyar a la compañera Maya Fernández Allende en las recientes elecciones. Lo hicimos porque los errores cometidos y la levedad para corregirlos deben llegar a su fin. Sin ir más lejos, en los últimos dos años la dirección partidaria negó la realización de primarias presidenciales internas y de la oposición, dilapidó los liderazgos partidarios, optó en votación secreta por un candidato presidencial ajeno a nuestras filas, favoreció la fractura de la coalición gobernante (Nueva Mayoría), su estrategia fue derrotada en las elecciones presidenciales y creó las condiciones para la instalación de un gobierno de derecha. Esto, sin duda, se ha traducido en un enorme daño político partidario y nacional.

Esos datos en sí mismo son graves errores. Sin embargo, hay más. En el plano interno se consolidó como buena la nefasta práctica de resolver los asuntos partidarios al margen de su institucionalidad, en oficinas y pasillos donde las direcciones locales no tienen injerencia. El proceso de “refichaje” nos arrojó un padrón con 67% de militantes nuevos (casi 30 mil) lo que es insólito y preocupante, mas no se generó ninguna acción tendiente a determinar las causas de la desafiliación de la militancia histórica y menos a tomar medidas que permitieran corregir la situación. En el reciente Congreso partidario decenas de comunas no reunieron el quórum mínimo de participación y ello no implicó una autocrítica por parte de la dirección. Y en la última elección, en 20 comunas se debió anular la votación por diversas irregularidades, desde envió de materiales fuera de plazo hasta más votos que electores lo que muestra, al menos, la crisis y descomposición que existe en algunos comunales.

El clientelismo imperante ha ido ahogando a nuestro Partido porque distorsiona el sentido de la lucha social y política. Por eso nuestra desconexión con los movimientos sociales, con los grandes temas que aquejan al país y su gente y el débil enfrentamiento al actual gobierno de derecha. No hay posibilidad de enfrentar con éxito nuestra actual crisis si se perpetúa el clientelismo.

Frente a estos hechos, hubiésemos esperado un mínimo de autocrítica y reconocimiento de las responsabilidades políticas correspondientes. Desgraciadamente nada de eso ocurrió. Asilarse en el resultado electoral como único argumento no es suficiente, más cuando el padrón electoral está severamente cuestionado y la participación de la militancia es débil e indeseada. El 6 de julio, día en que se constituyó el Comité Central, era la oportunidad de enfrentar la crisis. Se optó por perseverar en el mismo camino y, lo que es peor, sin debate político.

Constatado los hechos ya descritos, no nos quedaremos de brazos cruzados. En abril le dijimos al país y a las y los socialistas de Chile, que en unidad queríamos cambios y ahora renovamos nuestro compromiso por restituir al Partido Socialista como un proyecto colectivo al servicio de los trabajadores y los sectores populares; un partido con mejores prácticas internas y con estilos y métodos compatibles con la ética socialista.

Declaramos que hemos resuelto construir una fuerza interna que acometa esta impostergable tarea. Seremos un movimiento partidario que aporte ideas para implementar las políticas partidarias y trabajaremos para que el Partido recobre la vida interna y supere el estado de abatimiento en que se encuentra. Reiteramos nuestro compromiso con las conclusiones emanadas de XXXI Congreso General Ordinario Aniceto Rodríguez Arenas.

Como Recuperación y Cambio Socialista nos parece necesario emprender un conjunto de tareas que permitan superar el estado de postración en que se encuentra nuestro Partido. Por esto:

  • Nos definimos como un espacio amplio, plural que busca cambiar la forma de hacer política del PS profundizando la democracia interna.
  • Pretendemos fortalecer la definición y acción de un Partido de izquierda, feminista y ecologista.
  • Aspiramos a enfrentar decididamente la agenda de relegitimación neoliberal implementada por el actual gobierno.
  • Combatir activamente el clientelismo y la corrupción interna, ejerciendo todos los controles financieros y administrativos que sean necesarios.
  • Demandar la realización de un Congreso General Extraordinario que permita a todas y todos los socialistas que hacen vida nuclear, debatir, proponer y acordar medidas que nos permitan superar la actual crisis partidaria.
  • Ser un cauce de expresión de la gran cantidad de militantes que han abandonado el partido o están inactivos.
  • Asimismo, nos comprometemos a ejercer todas las acciones necesarias que aseguren la institucionalidad, la democracia interna y el estado de derecho partidario.
  • Aportar a revivir la vida interna, reestableciendo la sana práctica de nuclearse. Asimismo, impulsaremos el debate y análisis político como elemento preferente en la autoformación como militantes.
  • Trabajar por el diálogo y la unidad de la izquierda y desde allí hacia el conjunto de las fuerzas progresistas, promoviendo la unidad más amplia en un contexto de avance de la extrema derecha.
  • Apoyar la constitución de un padrón compuesto por genuinos militantes socialistas, que acabe con el clientelismo. Aquellos con menos de cinco años de antigüedad deberán explicitar su voluntad de seguir en el PS y de ser así, iniciar un proceso formal de formación política.
  • Trabajar por radicar la soberanía de las decisiones políticas, en la militancia del Partido y sus órganos regulares. Impulsaremos la realización de primarias abiertas y ciudadanas para definir las y los candidatos socialistas que nos representaran en una futura coalición.Hablaremos y trabajaremos con las y los socialistas de verdad, con los nuevos y viejos militantes, con las mujeres y hombres que mantienen en alto nuestras banderas, con los dirigentes sindicales y sociales que luchan por cambiar la realidad, con las y los militantes que ejercen cargos emanados del voto popular, con las y los dirigentes de las estructuras partidarias. En definitiva, hablaremos con el Partido de siempre, para ponerlo de pie y juntos, unidos, cambiar.

Estos son nuestros compromisos básicos y para lograrlos trabajaremos con todos y todas.

© 2019 socialista.cl - Recuperación y cambio socialista

contacto@socialista.cl